8 Poemas de Karla Arango. Ilustraciones de Héctor Hernández

A


Vienes a recoger la parte de mi boca que te toca y yo digo bandada de pájaros

café derramado

mariposa que lleva un jardín entre las alas.

 

Símbolos que son portales,

vibraciones que son lenguajes compartidos,

el temblor de tu sonrisa en mi voz

la confesión de mi voz en tu sonrisa.

Y digo "¡Hola!"

" Hace frío"

"Quiero contarte un sueño"

" Todo anda de maravilla"

uso mis palabras más formales

y sin embargo tú escuchas

lo que se esconde detrás del silencio.

 

Luego escribo profusamente

como si estuviera dibujando tus ojos,
sigo sonriendo porque tú,

y te dejo algún poema descuidado.

 

Abro la puerta y alguien me dice

¿Parece que va a llover verdad?

pero nada importa

porque todo amaneció florecido

y porque sé que vienes
a recoger la parte de mi boca que te toca.

 

 


XXII

 

Crees verme caminando por tus mismas calles,

bebiendo el café que toman todos,

lloviendo a ratos, a veces cantando,

dibujando rayuelas con mis pasos,

en donde encuentro

cielos pletóricos de pájaros,

árboles florecidos de mariposas,

abismos inconmensurables en los ojos de un perro.

 

Miras con desprecio mi sonrisa,

conviertes en dogma el miedo al que llamas realidad

y yo sigo sonriendo…

 

¿Qué puedo hacer

Si me ha crecido una armónica de mil tonos en las venas,

si las rutas del sueño se extienden más allá de la aurora,

si me gusta leer la línea pequeña al pie del instante

si amo ser funámbula en los renglones del cielo?

 

Sucede que un día desperté

con la pupila llena de horizontes que hablaban en simultánea

y ya no quise apartarme de esa música,

bailé hasta los confines de la noche
y se diluyeron las fronteras.

 

¿Qué puedo hacer

si veo lo que no puedes ver
aunque lo veas?

Jazmines

 

La noche despereza mis perfumes

mi vocación de flor queda a la vista

confío en que tu ser no se resista,

en que tu incierta magia no se esfume.

 

El deseo de ti que me consume

susurra cada noche que te insista,

que sin pudores vanos me desvista

y me líe en papel para que fumes.

Mi idea es combatir las tantas muertes,

que vibres, pienses, sientas, alucines.

Tentar con mis fragancias a la suerte

con oníricos besos sin carmines,

y que después del sueño te despiertes
con la piel impregnada de jazmines.

 

 


Hielo


La boca del cielo
repleta de hielo
ruge entre destellos de luz.

El verbo paralizado se precipita.


La tierra abre sus brazos
de par en par
ante la inminencia de la colisión.


El agua cristalizada
rebota contra la superficie
antes de empezar a derretirse.

Adentro, las semillas se sacuden
y se entregan gozosas
a la celebración del origen.


¡Choque de naturalezas!
¡Fiesta de elementos!


El viento abraza el encuentro
entre la tierra y el agua.


El fuego sonríe
dentro de la palabra que nace.

 

 


Barquitos de papel

 


Aunque no soy experta marinera
me zambullo en tu voz sin salvavidas
las notas de tu ser sueltan las bridas
de los mares que guardan mis caderas.


Me entrego a tus corrientes altaneras
de palabras que brotan tan fluidas
de playas blancas, claras, relamidas
por juguetonas olas veraneras.


Escucharte me llena de arreboles,
despiertas los afluentes de mi piel
disfruto del encuentro de esos soles,

de tu rumor de peces en tropel.

Tu viva voz enciende mis faroles
y lanzo en ti mis barcos de papel.

 

 


Palabra revelada


Palabras que retumban en la mente
con ritmos tan ignotos e inefables,
contundentes como golpes de sables,
canciones que te llegan de repente.


No importa preguntar cuál es la fuente,
hay que dejar que lo entrañable hable
bailando como el sol sobre los cables,
despertando del sueño a lo silente.


Hilos de luz que nacen en lo oscuro,
superando los miedos fragmentarios,
revelando la esencia de lo puro,


los secretos de un nuevo diccionario.

Voces que son elixir y conjuro,
el latido de un bosque originario.

 


V


Los mensajes que llegan son vibrantes,
lucecitas brillantes en el cielo,
caricia que hace hablar al violonchelo,
lenguajes que renacen sibilantes.


El poema del ruiseñor cantante
los códices plasmados en el vuelo,
se transforman en suave terciopelo
en formas de decir tan delirantes.


Todo canta de un modo tan distinto,
bebemos del instante y de sus mieles,
sos el sorbo de un suave vino tinto,


soy sueño que despierta los laureles,
juego de almas, corazón e instinto,
somos, mientras mudamos nuestras pieles.

 

 


IX

 


Me desperté pensando
en una lámpara de aceite.


No recuerdo
los detalles del sueño,
ni los seres,
ni las voces,
ni el lugar.

 

Pero
me quedó una palabra,
                                   algo se encendió.

Karla Jazmín Arango Restrepo, Colombia, Medellín (1986). Estudiante de Letras: Filología hispánica de la Universidad de Antioquia, investigadora en el Semillero de Estudios Literarios de la misma universidad. Madre de Florencia y Sabrina, enamorada de la poesía y el lenguaje en sus múltiples dimensiones. Sus poemas han sido publicados en el libro Iberoamérica en décimas y en la Revista De Sur a Sur en España. En el libro colaborativo Una historia por una sonrisa en Argentina, en la Antología de Mujeres Poetas La jaula se ha vuelto pájaro de Fallidos Editores, y en la Tercera Edición de Mujeres en la Memoria de Antioquia en Colombia. Sus poemas han sido traducidos al italiano y ha participado en diversos eventos literarios de carácter regional, nacional e internacional. Es una apasionada por encontrar la parte poética que habita en cada cosa.

* Héctor Hernández San Salvador, El Salvador (1953)

Nació el 11 de julio de 1953 en San Salvador. Estudió Diseño Gráfico en la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad “José Matías Delgado”, se formó en dibujo y pintura en la “Escuela Libre” del maestro Valero Lecha, del Centro Nacional de Artes; también estudió Diseño Gráfico en el “CREAGRAF”, Universidad Rodrigo Facio, Costa Rica. Además cursó estudios de dibujo comercial en la Escuela de Capacitación Técnica del Centro Nacional de Artes. Concluidos sus estudios en la Universidad José Matías Delgado, funge como docente en la misma universidad. Fundó el colectivo ZOZ media gráfica, el cual es un taller de conceptualización gráfica y digital. Actualmente dirige su taller de diseño, “OBBViO”. También es diseñador del Departamento de Arte de la Compañía de Seguros La Centroamericana y de las Revistas: Aura, Letra Viva, Soter, Revista dominical, La Prensa Gráfica, Periódico Maíces, e Ilustraciones para Suplemento 3000. Ha participado en la exposición “Sensus Eroticus”, Pinacoteca Roque Dalton, UES; en la exposición “Animal Perdido”, Proyecto Conceptual, en el Centro Cultural Salvadoreño; en el 50 aniversario de la declaración de los Derechos Humanos, en la PGDH, Centro Cultural de España; en la exposición colectiva Patronato Pro Patrimonio Cultural, en el Art Collection, Miami, USA; en la exposición “Latino Presencia” del Centro Interculturale, en Roma, Italia; en la primera Feria Mundial de Arte, en Taipéi, Taiwán; entre otras.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now